¿Por qué nos enganchamos a ciertas cosas o personas?

Image

Es algo que me he planteado últimamente, dado que parece que tengo cierta incapacidad para dejar ir algunos aspectos de algo que obviamente ya no me pertenece ni es nada mío. Es increíble cómo algunas personas se enganchan a ciertas emociones, y una vez estas se marchan de tu vida no eres capaz de dejarlas ir.

Viene al caso, porque recientemente me he dicho a mí misma que soy completamente idiota. He dicho que ya bastaba de seguir buscando algo que  no me corresponde. Es como si de alguna forma una parte de mí siguiera esperando que ciertas cosas volvieran a su lugar cuando lo cierto es que no va a ser así. Nunca. Por más tiempo que pase, aquello fue algo que terminó y así debería quedarse. Terminado, pero internet puede ser algo tan bueno como todo lo contrario. Y honestamente, a veces siento que a lo mejor lo que me haría falta sería desconectarme un tiempo largo. Pero no puedo, o quizás no quiero, porque para qué voy a privarme  de algo de lo que el resto no se priva. Lo que hago, en su lugar, es salir a darme largos paseos con la esperanza de que eso haga el truco. Y normalmente lo hace, vuelvo con energías renovadas y quizás no tan agobiada por ese peso que todavía no se ha marchado de mis hombros.

No debería estar hablando de esto, porque me dije a mí misma que no iba a sacar más el tema, pero simplemente tengo esa pregunta. ¿Por qué, después de casi un año de los hechos, todavía pienso en cosas que deberían estar ya muy lejos de mi cabeza, o incluso me molestan otras? ¿Es porque algunas amigas mías todavía están en contactos con esas que ya me olvidaron, por mi naturaleza curiosa o sencillamente porque necesito – aún – más tiempo?

No quiero que parezca que no lo he superado. Lo he hecho, pero tengo momentos de debilidad – si queremos llamarlo de esa manera – en los que sencillamente todo se me viene encima. Pienso, pienso y pienso. En lo que dije y no dije, en las promesas,en los viajes que íbamos a hacer o las posibilidades. 

Pensar está muy sobrevalorado, sobretodo cuando tienes la certeza de que hace muchísimo tiempo que ya no piensan en ti. Así que lo único que queda es usar estos sentimientos, agrios todos ellos, para construir algo literario y positivo. O intentarlo, al menos.

Que creo que a veces se me da bien. 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s