De Dioses y Monstruos.

El último recuerdo que tiene de ella es de una tarde de verano.

No muy lejos de ese momento. Habían paseado por el puerto Malagueño con un sol de justicia propio del mes de Agosto. Lucía un vestido rojo que dejaba sus hombros al aire, gafas de sol, tranquila por primera vez en mucho tiempo. Sin la presión del teléfono, de tener que salir corriendo porque la espera alguien.

 

Cómo odiaba eso, cómo lo ha hecho siempre. Que otros hayan podido reclamarla y acudiera sin parpadear. Que le dejara, cómo lo seguía odiando. Pero todo eso había terminado, el absurdo alquiler de su cuerpo, el amargor que en el fondo sabe que siente cada vez que ella cruza la puerta de nuevo, las peleas.

 

Su boca se alzó en una mueca feliz. Se había abrazado a él con fuerza cuando la montó en una lancha motora. Mezclados con el rugido del motor y las olas, creía escuchar su risa. Los mechones de su melena topando con sus hombros cuando aceleraba un poco más de la cuenta, para notar esas manos aferrarse más a su cintura. Al parar en la playa, se quejó del agua fría, él la llamó exagerada y la  empujó hasta que acabaron los dos empapados.

 

Ahora está en el suelo. Su cuerpo rodeado de un charco de sangre. Podría apostar que aún caliente.Tiene la Sig Sauer bien sujeta en la mano derecha, siente la punzada de dolor en el muslo pero no le hace caso, ni a la del brazo. No escucha a nada ni a nadie, el periodo estival está terminando, pero siente un frío que no sabe identificar. Porque viene de dentro, le mueve algo, un músculo imprescindible  que probablemente en sus casi cuarenta años de vida no sabía que podría llegar a doler.

 

Todo aquello se había acabado, igual que comenzó hace años de forma fortuita, lo había hecho. Es curioso, por no decir jodidamente irónico, cómo funciona el cerebro en situaciones de crisis. Ahora se forma una amalgama de recuerdos: la primera vez que la invitó a una copa, la primera vez que hicieron el amor contra la pared de una habitación de hotel muy cara, cuando le preguntó por sus dos tatuajes, y recorrió el de la cadera derecha con la punta de unos de sus dedos.

 

Las rodillas ceden, manchando los pantalones de sangre y tierra de esa localización en medio de nada. Escucha el sonido de la pistola caer, perdiéndose unos metros más allá. Siente pasos, ahora desconoce de quién son, de todas formas su cuerpo no es capaz de mover ni un músculo por más que quiera intentarlo. Si alguien deseara coser su espalda a balazos, ahora mismo tendría una ocasión perfecta para hacerlo.

 

Sus ojos todavía están abiertos, mirando  a un destino para el que no estaba preparada aún, porque le había sido impuesto demasiado pronto. Se acerca, casi con el temor de que si lo hace fuera a romperse. Esperando en algún rincón de su conciencia que al rozar su mejilla se mueva, que estén a tiempo de hacer algo. Sabe que eso no va a pasar nunca. Ha visto mucha muerte a lo largo de su vida, y es la primera vez que lo nota en la boca del estómago o le hace temblar el pulso como ahora.

 

Le cierra los ojos, sorprende lo fría que la nota al tacto. Mira su ropa empapada en sangre. Había salido de casa sin pensar que esto iba a ocurrir ni por lo más remoto. Su amigo,compadre y casi hermano ha estado a su lado todo este tiempo. Sólo se da cuenta cuando escucha como un eco que viene de muy lejos que le pide que se vayan.

 

La orden es clara, pero no se ve físicamente capaz de seguirla. No hasta que dos manos le obligan a levantarse del suelo. No sabe si él mismo se sujeta o es su amigo quien ayuda a adoptar la postura para hacerlo. Sus pies marcan el paso, pero no tiene idea de a dónde.

 

No quiero dejarla ahí, acierta a murmurar, mientras éste le guía sin mirar atrás hasta el coche. Recorren el camino hasta el centro en un trance, las calles llenas de turistas ajenos al desastre. Cuando la policía llegue, será otra mujer anónima más en las noticias. Si la encuentran.

 

Cuando empieza a asimilar el calibre de lo ocurrido, son los objetos inanimados quienes pagan el precio por la rabia que no sabe exteriorizar de otra forma en medio de la madrugada. Está solo. O eso, o han querido dejarle así.

 

No es tanto la sed de los dos dedos de whisky que se ha servido para paliar el dolor de sus heridas — pueden esperar, él puede esperar — como la de venganza.

 

Para el momento en que consigue inducirse un sopor parecido al sueño, producto del agotamiento, el salón está bañado en la luz del amanecer y reflejos de  esquirlas de cristal en el suelo. El ventilador se ha quedado funcionando a media intensidad en el techo.

 

‘Estoy deseando volver a este sitio’, ella parece recordarle desde algún rincón de sus sueños.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s