Estar en casa.

Esta es una creación para el certámen: cuentos sobre ruedas, el último hasta el momento en el que he participado ya este año. Admito, está ligeramente inspirado en personas y acontecimientos de mi novela.  Porque es en lo único que me centro últimamente XD

Disfrutad.

Es la primera vez que vuelve a la ciudad en muchos meses. No sabe en realidad cuántos, no ha mantenido la cuenta de ellos. Lo único que sabe es que le dejó una buena noche de verano, en la que la agradable brisa Andaluza se colaba por la ventana abierta de su apartamento, y ahora debe protegerse de las suaves temperaturas del Otoño que empiezan a no serlo tanto. Aunque no pueda parecerlo, los diez grados pueden notarse de la misma manera que 5 o 6 en el Norte Español.

 

Le han separado de él casi seis horas de trayecto. Había pensado en coger el AVE, pero no tiene prisa en llegar. En realidad, no ha sido nada organizado ni planeado con la suficiente antelación. Terminó su turno de trabajo ese mismo día por la tarde y cogió el metro hasta la parte sur de la gran ciudad Madrileña. Allí, decidió que tenía que coger el primer bus disponible para volver.

 

Volver. Qué extraña palabra, cuando realmente sientes que no has considerado hogar nada de lo que has tenido en esa tierra. Que el concepto de volver, de casa, de hogar, de lo más parecido a algo que te mantiene a salvo sea una persona. Y ni siquiera está remotamente segura de ello.

 

Pero la decisión ha sido tomada más con su corazón que con la razón.

 

¿Quién lo deja todo atrás, sin mirar, si no es porque el corazón lo dice así? Un palpito, un vuelco del estómago,la intuición que viene desde lo más profundo de las entrañas diciéndote que lo hagas, aunque no sepas exactamente si lo que estás haciendo es lo correcto.

 

El paisaje es el de siempre, en realidad todo lo es. La única diferencia es que no está en la capital en tiempo récord y hacen una parada necesaria en alguno de esos sitios donde te ponen café de calidad más que cuestionable y hay un cuarto de baño que hay que estar muy necesitado antes de visitarlo o tener el valor de hacerlo. Conforme avanzan hacia el Sur, la naturaleza se vuelve algo más seca en los lugares de interior, a pesar de la vieja promesa de algunas lluvias que no llegaban nunca.  Se deja por el mundo interno de música. Fiel compañera en las horas aprovechadas en viajar.

 

La estación anexa a María Zambrano tampoco ha cambiado desde la última vez que la visitó, aquella vez para subirse a un tren en el que creyó que iba a ser el destino definitivo de su vida. Un nuevo comienzo. Los hierros de sus cadenas, rotos al fin para permitir convertirse en quien, quizás, siempre ha deseado ser. Tenía la oportunidad, el sitio, la gran ocasión. Y las disfrutó, durante el tiempo suficiente.

 

Pero no sabe por qué, hoy todo eso le ha sabido a poco. El hacer lo que quiere, ir empezando a reconstruirse desde las cenizas que quedaron de ella misma hace tampoco tanto tiempo. Igual que un Fénix, ha sabido resurgir con más fuerza de la que jamás se había creído capaz. Y sí, pensaba que todo fue por haberse apartado de la adicción más sutil tanto como aterradora del mundo: el enamoramiento.

 

Estúpida, estúpida, estúpida. Es la única palabra que piensa en ese momento. Porque realmente debe serlo para hacer una locura de estas magnitudes.

 

Hay mucha gente, todas ellas ajenas a la tormenta de sentimientos que está tronando en su interior. Va más allá de los puestos con libros, collares y pulseras hechas a mano, la máquina expendedora de agua y snacks hasta que obtiene lo que necesita: un taxi.

 

Ella comprueba para su sorpresa que se sigue sabiendo la dirección, igual que el primer día. Como todos los recuerdos que te marcan, aquella calle y el número de ese portal no se le iban a olvidar nunca, ni siquiera cuando lo ha deseado. Esos días en los que se ha dicho ‘nunca más’, ‘esta es la última’ o ‘no le pienso volver a ver.’

 

No espera que lo entienda nadie. Nadie lo ha hecho, nadie de su entorno más cercano lo va a comprender. Por más tiempo que pase. Le han advertido en innumerables ocasiones del error: Estás buscándote la ruina y demás frases lapidarias es lo más bonito que le han dicho con alguna excepción.

 

Espera no tener que pasar por la vergüenza de enterarse de que se ha cambiado de domicilio o algo así. Tampoco le sorprendería, con la clase de vida más bien nómada que él ha tomado la elección de vivir. Siente que, de algún modo, siempre le guardará rencor por ello. Por no parar cuando ella le dijo que lo hiciera, su consejo de que era lo mejor. Que podían irse juntos a donde les diera la gana con todo el dinero que estaba ganando.

 

No quiso escuchar. Ella se fue. Y sin embargo, aquí está otra vez.

 

Y sigue sin entenderse ni ella misma, pero quién lo necesita. Se baja del taxi y tras pagar, recorre los pasos que ya ha hecho hace bastante tiempo pero no el suficiente como para que se le olvide una ruta recorrida tantas veces. Tantos pasos dados que vuelve a contornear con el determinado pisar  de sus zapatos. Al lugar no se le nota el paso del tiempo apenas, histórico como es todo Larios centro y sus alrededores, gran mayoría hogar de innumerables negocios que en las épocas de más turismo como verano o Semana Santa hacen sus buenos números. Ahora, el día está algo gris y únicamente pasean por la vía principal de la capital los que se encuentran viviendo en ella.

 

Olivia duda durante un momento en si usar la copia de las llaves que sabe que tiene o no. Reticente, mete la mano en el bolso, enreda entre dos de sus dedos el llavero. Clink Clink Clink, las llaves chocan unas contra otras durante los segundos en los que toma una decisión. Intenta escuchar cuando sale finalmente del ascensor tras la puerta. Pero no hay nada. Ni nadie, o eso parece. Si él estuviera ahí,se habría topado con alguien antes de subir. Un amigo, matón, guarda espaldas, o algo que se le parezca.

 

Su impulso decide antes que ella dar el paso, así que gira el pomo de la puerta cuando mete la llave sin pensárselo. El piso está en silencio, da la sensación de que se encuentra casi en estado de abandono. Los muebles han empezado a coger algo de polvo, la cocina está tan impoluta que nadie debe haber cocinado ahí en meses. Se mueve un poco de un lado al otro como un león enjaulado, sin saber si sentarse y esperar o volverse a ir.

 

Cuando toma asiento después de dejar a un lado su bolsa de viaje, escucha el ruido de unas llaves moviendo la cerradura hasta que esta cede. Un cachorro – ya no está tan cachorro – de pastor alemán entra de lo más entusiasta y se le lanza encima. La ha reconocido con mucha facilidad y ella no se puede creer que ya haya crecido tanto. Los cariños exacerbados del animal hacen que se olvide por un momento de la tensión y ansiedad interiores. Juega con él, le rasca tras la orejas y él parece estar en la gloria.

 

Hasta que levanta la vista. Y de repente, él. Está tan guapo, como siempre. Como la primera condenada vez en que le vio. Algunos años más encima, por el cabello le salpican algunas canas. Ha envejecido, inevitablemente, casi más de lo que pareciera en tal corto espacio de tiempo. Sus rizos oscuros, sus ojos marrones de esa profundidad que la han leído como absolutamente nadie más ha sabido hacerlo. El tono de la gloriosa piel que ha recorrido con sus dedos más de una vez.

 

En algún momento, el perro ha pasado a un segundo plano y ella se ha puesto en pie. No sabe leer bien su expresión. Está paralizado e intentando asimilar su presencia de nuevo. Ocultándolo, como siempre. Procurando que no se le note que la quiere tanto como ella siempre le ha querido a él. Intentando controlar a su lenguaje corporal para que no diga lo contrario de lo que su cabeza le está dictando que haga. Tiene un rictus serio, pero las comisuras de sus labios están alzadas. Como si fuera hablar, queriendo decir mil cosas a la vez. Pero sin decir ni una sola al mismo tiempo.

 

— Olivia.

 

Es lo único que sale. Su nombre, como un susurro ahogado, casi en derrota.  No saben si acercarse, si besarse, si arrastrarse los dos hasta la maldita cama y hacer el amor hasta quedar sin aliento. Ella sonríe una sonrisa  melancólica porque hacía mucho que no escuchaba su voz. Casi quiere llorar, pero no lo va a hacer. Es ella quien va reduciendo la distancia entre ambos, poco a poco, hasta estar uno frente al otro. Le toca las manos, y casi puede sentir el momento en que él casi las echa hacia atrás por el impacto de volverla a tocar.

 

— Hola, Eduardo.

 

No necesita más, salvo cuatro palabras para saberlo. Está en casa. Están en casa.

 

Ahora, sí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s