Luces de Navidad

Casi no llego. Esta es mi participación para el #cuentodenavidad de Zenda. Espero que esta introspección en uno de mis personajes – originales, míos – favoritos os caliente un poco el corazón en esta fría tarde de Enero.

¿Ha creído en la Navidad alguna vez?

¿En toda esa mierda importada de anuncios de coca cola de amor, unidad, aprovechar la ocasión como si fuera la última y declarar tu amor eterno a la familia?

No, la verdad es que no y las pocas ganas que puedan quedarle se han ido por las cañerías tan pronto como ella se despidió de él en su casa. Porque fue a partir de entonces que todo fue progresivamente yéndose al bendito, puto, carajo.

Aún así está vestido para la ocasión que requiere un 24 en el que se va a salir a cenar fuera mientras mira las luces desde el balcón. No siente nada, sin embargo, sólo recuerda a su padre en su día, cuando tenía su edad aproximadamente o un poco menos. Una versión un poco más menuda y flacucha de él pero casi demasiado similares aparte de eso. Aquel buen día en medio de una de esas fiestas que en realidad no celebran nada, sólo otra excusa más para emborracharse, conoció a su madre: Una extranjera preciosa, siempre dice él cada vez que lo recuerda. Ahora están mayores, sin ganas de muchos viajes, pero siempre que la ve el primer pensamiento es que tiene toda la razón: Tiene un pelo tan moreno como el suyo, pero ojos claros. Una combinación que sin duda ha podido entender que se hiciera irresistible a Diego Rivera.

En ocasiones hasta echa de menos la autoridad casi militar de su padre, incluso. Ya debo estar jodido para hacerlo, se dice mientras mira sin perspectiva alguna realmente el fondo de los dos dedos de whisky que se ha servido. Odia estar metido dentro de esas putas cuatro paredes. Su amigo ha estado más pendiente de lo habitual, a pesar de insistirle en que hiciera su vida. Él no se iba a ir a ningún lado, a pesar de buscar distracciones como el trabajo, o la dulce mentira del viaje que te proporcionan los vicios. Últimamente más de lo habitual, también lo sabe.

Le importa una mierda lo colocado que pueda llegar a estar, eso es un hecho.

Deja el vaso sobre la mesa pequeña de la balconada de tal forma que casi podría haberla roto si se lo propone. El frío ahora se siente más que hace unas horas, cosa impensable para la capital andaluza. Ni para su nivel de tolerancia acostumbrada a climas más cálidos, tampoco. Se ajusta un poco más el abrigo antes de entrar de nuevo en el piso. Ve desde arriba las riadas de gente, de familias, de parejas felices haciéndose selfies bajo el arco de lunas y estrellas que decora todo lo largo de la avenida principal malagueña. Se hace menos soportable de lo que pensaba, porque piensa en cosas que no ha dicho o no ha hecho durante el tiempo en que sí ha podido hacerlo. En que sí ha podido tenerla a su lado. Pero ya sí que no la tendrá, es lo que le está rompiendo día a día.

Por esa precisa razón había sentenciado que no era buena compañía esa noche, no quiere amargar a nadie porque ya tiene consigo mismo. Tiene el tiempo de encenderse un cigarrillo, los últimos segundos de remanso de paz hasta que escucha la puerta abrirse.

Eduardo se mira una última vez al espejo. Tiene el pelo dejado de la buena mano de Dios — otra vez — y ha vuelto a crecer, porque tampoco ha prestado atención a eso. Ahora han vuelto a hacer su aparición estelar esos rizos negros de los que nunca ha sido especial amigo, porque no ha habido forma de ponerlos en orden nunca. Tiene demasiada cabellera incluso para cualquier producto que se precie. Pero no tiene mal aspecto, entre la barba de tres días que acompaña bien al traje que lleva. De los mejores que tiene. Órdenes de Carlos.

Toby, el maldito chucho, le interrumpe rozando su pequeña cabeza contra la palma de su mano. Como si intuyera que algo está pasándole e intentara animarle de la única forma que un animal puede conocer: dando cariño. Lo quiere, de todos modos, porque es lo único que le queda aparte de los recuerdos. Acaricia el corto pelaje del pastor alemán con mimo antes de volverse a la pareja que están como dos pasmarotes en medio del recibidor. Muy elegantes, todo tiene que decirlo. Sonríe. Son un par de guapos hijos de puta con mucha suerte.

— ¿Cómo ha ido el paseo? Me sorprende que estéis enteros. La gente se vuelve loca a estas horas.

Carlos responde al gesto, se acerca y le da una bolsa con toda clase de tonterías navideñas impresa. Lo mira, cuestionándose, antes de tomarlo entre sus manos.

— Ya ábrelo,o acabaremos perdiendo la reserva. — le espeta, y con razón.

Esta era toda la historia, piensa antes de resquebrajar el papel. Dicen que da suerte. Lo que aparece delante de sus ojos es un detalle sencillo: Una foto enmarcada. Su favorita, no sabe de dónde demonios la ha sacado. Ese día de calor estaba espectacular, tanto ella como Málaga que lucía en su máximo esplendor veraniego. Está ampliada, queda preciosa. La deja sobre la mesa igual que la nueva guitarra acústica de ella, que ya no lo está tanto.

Nota el nudo en su garganta, pero lo ignora. Toma aire, traga saliva y menciona el segundo agradecimiento más honesto que haya hecho en su vida, seguido de un abrazo. Mira una última vez la instantánea antes de salir de ahí de camino a la plaza. Se deja hacer, por una vez.

Porque no creerá en esa ñoñería del espíritu de la Navidad o como se llame – hijo de padres católicos hasta la médula, así tenía que salir. Religioso, pero practicante lo justito – pero sí cree en seres humanos extraordinarios. Por suerte, le quedan uno o dos cerca.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s